MéxicoPresidencia de la RepúblicaActividades
Start
-

-
Visit
-
México para Niños
México en Línea



Reconocimiento AMIPCI 2005



-

INICIO » Actividades » Discursos » Reducir la pobreza, aspiración número uno de mi Gobierno

Imprimir Enviar

Actividades

-

Discursos

Reducir la pobreza, aspiración número uno de mi Gobierno

Fotografía

Martes, 9 de Noviembre de 2004

Discurso Discurso | Los Pinos.

Palabras del Presidente Vicente Fox Quesada durante el Encuentro "Contigo Hacemos Oportunidades" que este mediodía encabezó en el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos.


Muchísimas gracias, muy buenas tardes. Bienvenidas y bienvenidos a esta su casa, a Los Pinos, la casa de todas y todos los mexicanos.

Aquí está el día de hoy --y puedo asegurarlo-- la más amplia representación que haya venido a esta residencia de Los Pinos, la más amplia representación geográfica de todo el país, de todos los partidos políticos, de todos los niveles de Gobierno.

Y señalo esto como importante porque hoy la casa de Los Pinos está abierta a todas y a todos los mexicanos. Diariamente por aquí transitan cientos de niños, niñas, jóvenes; cientos de papás, de mamás, muchos políticos; muchas personas grandes, personas mayores que nos visitan diariamente como una prueba más del cambio democrático que se ha dado en el país.

Y a ustedes me permito invitarlos, al término de esta ceremonia, si gustan pasear por Los Pinos, lo hagan con todo gusto porque para eso estamos aquí: para servirles y para trabajar por todas y todos los mexicanos.

Bien, amigas y amigos:

La pobreza, la pobreza es una de las más dolorosas expresiones de desigualdad, discriminación, exclusión.

La pobreza convierte a las personas en objeto de las decisiones de otros, limita la conciencia civil y la libertad de elegir; coarta el ejercicio de los derechos sociales y políticos, los derechos fundamentales a una vida digna y a un porvenir promisorio. La pobreza atenta contra la democracia que estamos construyendo en el país.

El reto de la pobreza es superior a las capacidades de un solo Gobierno. Reducir la pobreza es la aspiración número uno de mi Gobierno y entiendo que de cualquier Gobierno.

Reducir pobreza y distribuir mejor el ingreso es, sin duda, el mayor objetivo de nuestro Gobierno. Por eso me da mucho gusto estar en este acto de federalismo cooperativo, de trabajo en equipo; de un federalismo que se traduce en tarea profesional, en compromiso de los tres órdenes de Gobierno para cumplirle a nuestra gente, un compromiso que se traduce en transparencia y en rendición de cuentas.

Aquí se ha demostrado que el federalismo es un acuerdo que renovamos y enriquecemos todos los días. Unidos fortalecemos el Programa Oportunidades.

Contigo alcalde, alcaldesa; con cada una y cada uno de ustedes, delegados representantes, funcionarios estatales, funcionarios federales; contigo, enlaces municipales y con todo este gran equipo, construimos un futuro para muchas personas --para 25 millones de mexicanas y mexicanos-- y construimos juntos un futuro mejor para México.

Por esto reciban mi mayor reconocimiento.

De lo que hemos escuchado podemos afirmar, sin ninguna duda, que este Programa tiene una gran estructura, tiene un armazón a toda prueba, un sólido blindaje por su trabajo en equipo, por la cantidad y la cobertura, por el profesionalismo y por la transparencia.

Hoy así se entiende por qué esta política social y este programa tiene reconocimiento amplio a nivel internacional.

Hoy por esto se entiende como aún con modesto crecimiento económico en estos pasados tres años se logra, en el año del 2001 y del 2002, reducir en 16 por ciento el número de familias en pobreza en el país.

Hablar de federalismo es hablar de igualdad y de diversidad. Oportunidades es el espejo real del pluralismo político que caracteriza hoy a México.

Este Programa opera prácticamente en todos los municipios del país gobernados por todos los partidos políticos.

Y para apoyar su operación, los cabildos han designado de entre su personal o sus regidores a las y los enlaces municipales. Ellos son una pieza clave en la comunicación directa con las familias.

Quiero aprovechar este encuentro para agradecer el trabajo que realizan diariamente estos más de dos mil 400 enlaces. Ustedes hacen posible que el Programa se mantenga cerca de las necesidades de la gente, que se escuche la voz de las personas y las familias y que sea un ejemplo de transparencia.

Ustedes garantizan que el único color de Oportunidades sea la gente misma.

Los gobiernos estatales y municipales son parte fundamental en los importantes resultados de Oportunidades. Estos avances son confirmados por instituciones independientes, tanto nacionales como internacionales, y despiertan el interés de otros países --me consta-- que tienen estos programas tomados del ejemplo de México y que también están combatiendo la pobreza.

Son de todas y todos ustedes los reconocimientos que en este año recibió el Programa por parte del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo.

Su esfuerzo coordinado ha hecho posible alcanzar dos años antes las metas cuantitativas del Programa: los cinco millones de familias, los 25 millones de personas en pobreza extrema que ahora ya están mejorando su nivel de vida y tienen más oportunidades de ser, de tener y de hacer.

Este Programa está cambiando el horizonte educativo del país, de las regiones indígenas; de las comunidades y de las comunidades rurales.

Las becas están abriendo a millones de niñas, niños y jóvenes la oportunidad de ser alguien en la vida. Entre 2000 y el 2003, el número total de alumnos inscritos en el primer año de educación superior creció en 70 por ciento.

Hoy también las familias más necesitadas tienen servicios y atención médica, apoyos alimentarios. Estos son resultados de la democracia integral que estamos impulsando.

Todo esto está dando a las personas y a las familias la oportunidad de tomar decisiones, de salir de la pobreza por su propio bien, de hacer de sus comunidades un mejor lugar en donde vivir.

Hoy tienen la oportunidad de convertirse en agentes de su propio desarrollo.

Oportunidades está promoviendo el cambio dentro de las familias mismas y dentro de las comunidades.

Además de mejorar sus condiciones materiales, está transformando las relaciones entre mujeres y hombres, como ya escuchamos aquí; entre ciudadanos y autoridades.

Las mujeres son el eje y el centro de este Programa. Oportunidades les ha dado voz, las ha hecho visibles como promotoras activas de bienestar y desarrollo.

Este Programa colabora para empoderar a las mujeres y convertir a todos y todas en ciudadanos plenos. Ustedes son testigos y promotores de estos cambios.

Los beneficiarios saben que los apoyos son un derecho y no una dádiva, que no se les entregan a cambio de un voto o de su asistencia a un acto partidista.

Oportunidades combate el paternalismo y el asistencialismo, trata con ciudadanas y ciudadanos con derechos y no como potenciales votantes.

Este Programa no convierte a las personas en medios para cumplir fines políticos. Las prácticas clientelares atentan contra la dignidad de las personas. Este año, en las 12 entidades con procesos electorales se recalendarizó la entrega de los apoyos, se suspendió la incorporación de nuevos beneficiarios 15 días antes de las votaciones. Igualmente operaron los candados que impiden negociar los apoyos.

Además se puso en marcha una campaña de blindaje electoral, con una serie de acciones en más de 17 mil localidades de mil municipios.

La transparencia es uno de los pilares de este Programa. No hay gestores, no hay coyotes, no hay líderes que interpongan sus buenos oficios para lograr que una familia se incorpore a Oportunidades. Ese proceso se hace de cara a las comunidades y de acuerdo con indicadores objetivos.

Las familias están en el Programa porque cumplen los requisitos. Ni una sola de ellas se ha incorporado sin antes tener la aprobación de los Comités Técnicos Estatales, especialmente la validación de las Secretarías de Salud y Educación de los gobiernos locales.

Oportunidades es el Programa más auditado y vigilado. Todas sus acciones pasan por la Contraloría de cada gobierno estatal, también efectúan revisiones continuas las diversas Secretarías: la Secretaría de la Función Pública y la Cámara de Diputados, mediante la Auditoría Superior de la Federación.

Los mismos beneficiarios realizan una labor de contraloría social como acabamos de escuchar, todo ello ha colaborado a que este programa haya alcanzado también un alto nivel de eficiencia.

Hoy 94 centavos de cada peso presupuestado por el Gobierno Federal llega directamente a las familias beneficiarias, el resto es la parte administrativa, 94 centavos llegan directos a las familias.

Este año vamos a invertir el Gobierno Federal y los gobiernos locales 33 mil millones de pesos.

Amigas y amigos:

Hoy el combate a la pobreza es un espacio donde caben todas las propuestas, requiere de las energías y esfuerzos de todos los funcionarios públicos de los tres órdenes de Gobierno, también requiere del esfuerzo y la participación de las familias y de las comunidades, de la propia sociedad civil y del sector empresarial.

Oportunidades no sólo multiplica las opciones de alimentación, salud y educación de cinco millones de familias, 25 millones de mexicanos, las y los más pobres del país.

Al reconocerles sus derechos también se reconoce a las personas, a su dignidad y a su calidad de ciudadanos con capacidades plenas para decidir y actuar de manera corresponsable.

Oportunidades está colaborando a crear ciudadanía, a consolidar un país de ciudadanas y ciudadanos, a consolidar y profundizar democracia.

Hoy este Programa nos presenta nuevos retos, tenemos que mejorar su calidad, institucionalizar sus fortalezas, la equidad y la transparencia en la selección e incorporación de las familias en la administración del padrón, en la entrega de las transferencias, en la certificación de la asistencia a la escuela y a los servicios de salud.

Estamos en condiciones de institucionalizar los sistemas de supervisión operativa, contraloría y evaluación.

Convoco a todas y a todos, a gobernadores, a alcaldes, a cabildos, a los enlaces y autoridades a renovar el pacto que sustenta a Oportunidades como el principal y más eficaz programa de política de Estado, de política social.

Fortalezcamos los acuerdos para darle continuidad y mayor calidad. La permanencia de este programa, la perseverancia en la acción ha demostrado resultados altamente eficaces.

La continuidad en políticas públicas es el requisito indispensable para que rindan frutos, y qué mejor ejemplo que el Programa Oportunidades.

Sigamos haciendo de Oportunidades ese Programa ejemplar por su compromiso con la gente, por su eficacia en el combate a pobreza, por el desarrollo de las cualidades y capacidades humanas, de todas las familias participantes, por su transparencia, por su respeto a las personas y a las comunidades.

Continuemos dando un testimonio permanente de capacidad de acuerdo, de trabajo en equipo y trabajo armónico entre nosotros; más allá de las filiaciones partidistas.

Mi Gobierno se compromete nuevamente a poner la pieza que falta en este mapa de voluntades concertadas y solidarias, para lograr un mejor futuro para todos y todas estas familias y para México entero.

Felicidades, mi reconocimiento, mi agradecimiento por su tarea y su trabajo.

Gracias.

:
Martes, 9 de Noviembre de 2004 a las 18:06 por Luis Alberto García Castillo.

-

Documentos relacionados

Enlaces relacionados

Rate this note
-Muy malMalRegularBienMuy bien--
-



- -
Sistema Internet de la Presidencia
-

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA • MÉXICO

0.291149

ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2015 Sistema Internet de la Presidencia